viernes, 20 de julio de 2007

Anónimo

Hoy no puedo cantar cosas alegres

Ni se lo que pasa

Me ganó la tristeza

Me ganó con audacia

Por que sin querer le tope su manto gris

O le pise la cola

Simplemente ella me jalo la oreja

Me fue imposible resistirme a su destreza

Pero ella se agitaba con alegría

Al ver mi penumbra

De no seguir el camino alumbrado por bellas flores

Ni grandes soles o grandes lunas

Sólo la veo entre cristales rasurados de verde oscuro

Cristales

Añejos de vidas

O historias que pasan por la vida

Solamente

Sin saber que pasan

Dejando una huella muy lejos de esta frontera.

1 comentario:

Maine dijo...

"Si todo empieza y todo tiene un final hay que pensar que la tristeza también se va...se va...se fue"
Un abrazo y larga vida a los silviófilos.